a random blog of a spotless mind…

Minientrada

Adiós

413 Días. ¿Recuerdan que diría la diferencia entre los dos? Es sencilla… y de hecho la dije arriba. Yo hice todo porque lo quise hacer, nada ni nadie me obligo. Me dolío que dijiera que lo había obligado, me dolío que dijera que yo lo provoque todo, me dolío que dijiera que le hacía panchos por ver a sus amigos. Me dolío pero finalmente yo sé que no fue así y sé que él lo sabe, sé que realmente sabe que no lo provoque yo, que no lo obligue, que no le hacía caras.

Cometí errores, bastantes, le mostré lo peor y lo mejor de mi, al igual que él y la verdad es que todo eso lo ame, todo eso lo amo. Sé que ya es mucho duelo por él, pero mi corazón me lo pide, mi corazón quiere descansar, mi corazón quiere hacerse a la idea de que no habrá casa juntos, no beagles, no hijos, no familia, no amor, mi corazón quiere acostumbrarse a la idea de haber dado absolutamente todo lo que conocía sobre el amor y quedarse vacío.

No mentiré (odio las mentiras, disculpa si las dije) Acaba de morir la única parte de mi que pensaba que podía pasar algo mágico, murio porque simplemente se dio cuenta de que no será así. Si, tal vez sienta que nadie podrá llenarme como él, pero sé que es sólo mi duelo, confió en que eventalmente estaré bien.

Le dije a mi mamá que era el amor de mi vida, me dijo que si así fuera vendría a mi, le dije que tal vez él pensaba lo mismo y entonces yo debía volver, me dijo que no, que él tenía que hacer algo, le dije que yo igual, me dijo que no y tiene razón, de intentos he pecado. No hay nada más por hacer más que decirle Adiós, por las buenas, de la mejor manera, con la mejor sonrisa, despedirme, mandarle luz, irme lejos y dejarlo ir.

Le devuelvo lo poco que quedaba de él en mi, le devuelvo sus calzones (disculpa, era adicta a tu aroma y extrañamente salieron debajo de mi cama, no pude regresarlos, no quise más bien, pero no debo tenerlos más, soy muy rara, lo sé). Le devuelvo todas las sonrisas en una sola, todas las miradas en una sola y todas las caricias y los besos en un Adiós finamente ejecutado, como solamente podría hacerlo yo. Le devuelvo el primer abrazo en uno solo y le devuelvo por fin a mi prisionero cautivo, Kakito.

¿Recordará la canción? “Que bueno, que bueno” siempre será cierta, siempre y como alguna vez se lo dije “Te amaré hasta el fin de mis días” Realmente cada palabra que dije fue de corazón, todas las palabras que digo ahora son desde lo más profundo de mi alma, pero creo que el fallo más grande de todos fue que mientras yo decía “Acepto” tú decías “Yo no”.

Anuncios

¿Tú que piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s